lunes, 12 de enero de 2015

#LunesTetas: De arena y tetas

Aprovecho la curiosa iniciativa #LunesTetas para actualizar un poco este sitio... Por dos poderosas razones (como las tetas): porque siempre es buen momento para hablar de tetas y porque para hablar de tetas siempre es buen momento...

Verano, playa, arenas y tetas... y entre ellas hay, en ocasiones, una íntima relación... La arena de la playa contiene una gran cantidad de sílice en forma de cuarzo (óxido de silicio,  SiO2). En la sílice cada átomo de silicio se une a cuatro átomos de oxígeno y cada uno de los átomos de oxígeno se une a dos átomos de silicio, de esta forma se crea una red tridimensional.



Modifiquemos esta estructura y hagamos que el silicio forme cadenas uniéndose a dos oxígenos y, en los dos enlaces anteriormente ocupados también por oxígeno coloquemos una cadena o sustituyen orgánico, p.e. un "metilo" (-CH3):


Y aquí tenemos el polidimetilsiloxano o, como se le conoce más comúnmente, una silicona. Las siliconas son una familia de compuestas denominadas polisiloxanos pudiendo representarse por la fórmula (R2SiO)n en la que R representa el sustituyente o cadena orgánica (p.e. fenil, metil...). Y, como de sobra es conocido, en el interior de muchas tetas podemos encontrar estas siliconas en forma de prótesis para aumentar el tamaño de las mismas... Sílice por fuera, silicona por el interior...