martes, 5 de noviembre de 2013

Aceitunas Negras: ¡hay un producto químico en mis aceitunas!

De pequeño recuerdo los botes de "Perlas Negras del Guadalquivir" apiñados en una antigua tienda de ultramarinos, un día, tras mucho insistir, conseguí que me compraran un bote de aquel manjar que me parecía tan exótico. Al llegar a casa me comí una a una todas aquellas perlas negras, disfrutando de cada una con deleite. Aún hoy, al comer este tipo de aceitunas recuerdo vivamente aquel momento...
A lo que vamos, las aceituna negras deben su color a un complejo de coordinación entre el anión del ácido D-glucónico y el Fe(II) como catión, el gluconato ferroso o (di-D-gluconato de hierro(II)):
Gluconato Ferroso
El gluconato se forma por desprotonación del ácido glucónico, el cual se puede obtener a partir de la glucosa por fermentación enzimática aeróbica oxidativa. El gluconato ferroso, además de aditivo, se emplea como tratamiento antianémico.
¡Qué miedo! !Un "producto químico" en mi comida¡ ¡Un aditivo (E579)! ¡Nos están envenenando poco a poco! Este es la reacción más común de los "quimifóbicos": miedo, sospecha y rechazo a todo a lo que huela a química.

lunes, 14 de octubre de 2013

Cromatografía

La cromatografía es una familia de técnicas de separación. Todos los tipos de cromatografía tienen en común el paso de una fase movil (líquida o gaseosa) a través de una fase estacionaria. En la fase móvil se introduce de forma adecuada la muestra y se hace pasar a través de la fase estacionaria.

La separación de los componentes de una muestra se dará por la diferencia de afinidades por una fase u otra. Así, los que tengan mayor afinidad por la fase móvil avanzarán más rápidamente que los que tengan mayor afinidad por la estacionaria, consiguiendo así la separación de los diferentes componentes de la muestra.

Aquella fracción de la muestra que no tenga afinidad ninguna por la fase estacionaria avanzará a la misma velocidad que la fase móvil y es lo que se denomina el frente. A medida que las fracciones, componentes o partes de la muestra aumenten su afinidad por la fase estacionaria quedaran más retenidas y, por lo tanto, avanzaran más lentamente produciéndose la separación de las mismas.



Para visualizarlo podemos pensar por un momento en un gran grupo de personas que transitan todas a la misma velocidad por la calle, en una zona determinado de dicha calle hay tiendas de recuerdos de un equipo de fútbol. Cuando las personas lleguen a esa zona y según sus afinidades deportivas se pararán en las mismas o bien continuaran caminando impasibles, de esta forma se irán separando en el espacio un grupo del otro. Si la calle es lo suficientemente larga, hay el número de suficiente de tiendas (sitios activos) y los hinchas s detengan con el suficiente interés al final de la calle irán saliendo en dos grupos separados, tanto más separados cuanto mayor sea el interés (afinidad) por las tiendas.



Las técnicas cromatográficas y sus posibles aplicaciones son muy numerosas y aumentan día a día. Por ejemplo en el control antidoping la mayoría de los métodos de análisis se basan en cromatografía (líquida o de gases) acoplada a un espectrómetro de masas (de eso ya hablaremos). En una conocida serie televisiva (C.S.I.) es posible ver en algunos capítulos la aplicación de dicha técnica de una forma bastante próxima a la realidad.
La posibilidad de obtener resultados de muestras complejas en tiempos relativamente cortos y con un tratamiento de muestra no muy complicado es uno de los puntos fuertes de esta familia de técnicas.

viernes, 4 de octubre de 2013

"Eau" de Tostada

Llega el perfume con olor a pan recién tostado, "eau de toast", proximamente "eau de mollete con pringá...

Según sus creadores para recordar lo que se pierden a los que hacen dietas y se saltan el desayuno.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Correlación y Regresión

En química analítica, y más concretamente en el campo del análisis instrumental, lo habitual es medir una variable para tratar de conocer otra. Supongamos que queremos determinar la cantidad de hierro presente en una muestra mineral podemos llevar a cabo un ataque de la muestra y, una vez disuelta, precipitar el hierro en forma de hidróxido, secar y calcinar el hidróxido para convertirlo en óxido de hierro (III) y, por último, pesar este. De esta forma pesamos óxido de hierro (III) ($Fe_2O_3$) para conocer la cantidad de hierro ($Fe$), es fácil pasar de nuestra medida al resultado:

$g_{Fe_2O_3}=g_{Fe_2O_3}\frac{2PA_{Fe}}{PM_{Fe_2O_3}}$

Existe una relación sencilla y conocida entre lo que queremos conocer y lo que realmente medimos, en este caso viene dada por la relación de los pesos moleculares o atómicos y los coeficientes estequiométricos.

La situación es más complicada en el caso de las técnicas instrumentales. En este tipo de técnicas existe una relación entre lo que queremos conocer y lo que realmente medimos pero, a diferencia de las técnicas "clásicas" esta relación no es conocida.

Continuando con el ejemplo de la determinación de hierro. Es posible llevar a cabo esta determinación mediante espectroscopía de absorción atómica. En este caso, y tras el ataque de la muestra esta se nebuliza en el seno de una llama muy calorífica lo que hace que se forme un vapor atómico, al mismo tiempo la llama es atravesada por un haz de radiación electromagnética (luz) de longitud de onda apropiada para que se de el fenómeno de absorción por parte de los átomos de hierro, por último un detector mide la potencia del haz de radiación una vez que atraviesa la llama.


¿Qué es lo que medimos? Realmente medimos como disminuye la potencia radiante del haz de radiación respecto a una muestra sin hierro, en otras palabras, la absorbancia. De esta forma cuanto mayor sea la cantidad de hierro en la muestra mayor será la cantidad de átomos de hierro en la llama y por lo tanto mayor la absorbancia registrada. Esto es, la absorbancia (medida) está correlacionada con la cantidad de hierro presente en la muestra (objetivo), la cuestión es que no conocemos a priori la forma de esta dependencia.

En la etapa de calibración (necesaria en la gran mayoría de métodos instrumentales) lo que hacemos es establecer de forma empírica esta relación. Para ello preparamos muestras (patrones) de concentración conocida de hierro y medimos las correspondientes absorbancias. La relación funcional entre la absorbancia (variable dependiente) y la concentración (variable independiente) se establece mediante una técnica de regresión, p.ej. regresión lineal por mínimos cuadrados.

Por lo tanto la correlación es la existencia de una relación entre variables de tal forma que un cambio en una de ellas se refleja en un cambio de la contraria (sin que esto necesariamente implique relación causa-efecto),  regresión es el establecimiento funcional de dicha dependencia a partir de datos experimentales y, por último, calibración es la regresión que se lleva a cabo a partir de medidas instrumentales para establecer la relación entre la señal (lo que medimos, p.e. la absorbancia) y nuestra variable independiente (lo que queremos conocer, p.e. la concentración de hierro).

jueves, 5 de septiembre de 2013

Noticias que sorprenden


El gobierno de Senegal (PIB per cápita 1119 US$) financiará con 325.000 euros el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias (España, PIB per cápita 31984 US$). Esta ayuda evitará la paralización de sus principales líneas investigadoras, en riesgo por la falta de financiación de la administración española.

Según el director del centro en cuestión:

"De la administración española no esperamos mucho", porque en esta época de crisis tiene prioridades entre las que no está la investigación científica, pero "como soy muy práctico, si el dinero no viene por un lado lo busco por otro"

(Ver la noticia en Agencia EFE, El Mundo, ABC, Público)

Buenas noticias para los futuros químicos

El reciente informe de la consultora Randstat sitúa a Química junto ADE (Administración y Dirección de Empresas) e Ingeniería Mecánica como las titulaciones más demandadas en el mercado laboral nacional y más específicamente en Vizcaya, Valencia, Madrid, Sevilla y Barcelona.

Este informe (versión pdf), al tratar sobre los químicos, resalta la versatilidad y la variedad de sectores en los que pueden ejercer su trabajo:

Su versatilidad les permite ejercer como trabajadores en un laboratorio especializado, como profesionales de la enseñanza de esta disciplina o como técnicos. La contratación de estos titulados se realiza en diversos sectores: farmacéutico, cosmético, medioambiental, bioquímico, alimentario, etc.

Dentro de este informe también se resalta la valoración del dominio de idiomas y los conocimientos de informática.

El futuro está complicado y no cabe duda que la mejor ayuda con la que se puede contar es una formación sólida y lo más completa posible.

martes, 30 de julio de 2013

Pobrecitos...

Pobrecitos, que los han perdido, no aparecen, no están por ninguna parte, 36.000 millones de euritos perdidos... Y el CSIC al borde del cierre, la Universidad sin esperanza, la sanidad al borde del abismo, recortes, apretarse el cinturón, esfuerzo y esta crisis no la iban a pagar los ciudadanos "de a pie". Vergüenza de clase política que nos gobernó y nos gobierna, profesionales de los "eo": "mangoneo", "compadreo", "mamoneo" y mucho, muchísimo, "cachondeo" con los que les damos el poder, a los que supuestamente representan, defienden y sirven...

jueves, 18 de julio de 2013

Políticos


Trabajo y políticos... o de cómo para ser político basta con saber escribir y hablar persuasivamente, aunque hoy en día ni siquiera en eso destacan.

Ante todo, ¿qué es el trabajo? Hay dos clases de trabajo; la primera: modificar la disposición de la materia en, o cerca de, la superficie de la tierra, en relación con otra materia dada; la segunda: mandar a otros que lo hagan. La primera clase de trabajo es desagradable y está mal pagada; la segunda es agradable y muy bien pagada. La segunda clase es susceptible de extenderse indefinidamente: no solamente están los que dan órdenes, sino también los que dan consejos acerca de qué órdenes deben darse. Por lo general, dos grupos organizados de hombres dan simultáneamente dos clases opuestas de consejos; esto se llama política. Para esta clase de trabajo no se requiere el conocimiento de los temas acerca de los cuales ha de darse consejo, sino el conocimiento del arte de hablar y escribir persuasivamente, es decir, del arte de la propaganda.
 Bertrand Russell, Elogio de la Ociosidad, 1932

domingo, 14 de julio de 2013

Y así nos va...


Perfectamente aplicable a como actúa nuestra clase política, así nos va y así seguiremos hasta que nos demos cuenta de que es tarde para subirnos al tren en un vagón no ya de primera sino de segunda.

ROMÁN.- Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó.

SABINO.- Acaso mejor.

El pórtico del templo, Miguel de Unamuno, 1907

miércoles, 10 de julio de 2013

Al borde del desastre

Hace poco saltó la notica, el CSIC se encuentra al borde del abismo (El Mundo, El País). La situación, en palabras de su director, es "mucho peor que delicada". Esta situación, a la que no se llega por sorpresa sino que ya fue advertida, requiere de forma urgente la inyección de 75 millones de euros para asegurar el correcto funcionamiento del organismo.

Parece una cifra grande, pero en comparación con otras creo que es ridícula, para no marear mucho enlazo directamente una imagen extraida de una noticia del diario ABC de hace poco más de un año:


Bastarían 4 veces la indemnización del primero de la lista para solventar el problema. Entre todos suman más de 100 millones de euros, suficiente para dar aliento al CSIC, organismo que emplea a más de 14000 personas y es uno de los bastiones de la ciencia en España (el otro son las Universidades, otro panorama desolador que puede verse abocado a un desastre difícil de calibrar).  Y en la foto no están todos los que son, basta con hacer búsquedas para dar con "colecciones" de semejantes elementos (p.e. http://economia.elpais.com/economia/2012/05/29/actualidad/1338317241_619580.html).

La ciencia en España está en la cuerda floja, por una parte el CSIC al borde del abismo y por la otra la Universidades cada vez más recortadas e intervenidas, donde en muchos casos la investigación se lleva a cabo con medios no insuficientes sino inexistentes... Frente a esto el Gobierno (o los gobiernos) que parece considerar estos temas como un "grano en el culo", con planes siempre cortoplacistas, remiendos , parches y promesas incumplidas. ¿Qué futuro espera a un país sin ciencia propia, sin tecnología, sin avances? Vivir como permanentes clientes de otros países que, no por tener más medios pero sí más visión de futuro, ven la ciencia como una inversión y no un gasto.


martes, 9 de julio de 2013

La longevidad de los Hounzas...

Si hay algo que le gusta a los seguidores de las terapias alternativas, conspiranoicos, profetas del regreso a la vida primitiva, anti-química y demás son las historias ambientadas en remotos lugares donde casi nunca llega el "impuro" hombre cientifico/tecnologico. En estos lugares viven tranquilamente tribus que, en permanente equilibrio con la naturaleza, reciben de ella todos los beneficios imaginables y, curiosamente, nunca les "ataca" porque ellos no lo hacen... Todo muy bonito.
Una de estas tribus son los hounza o hunza. Aunque con pequeñas diferencias practicamente todos los relatos sobre los hounzas tienen en común la ausencia de enfermedades, la longevidad y la mención a la dietapor ejemplo:

¿Quiénes son los Hounzas?
Hace más de dos mil años, tres soldados desertaron del ejército de Alejandro Magno y buscaron refugio en las montañas del Himalaya. Llevaron con ellos algunas mujeres persas, y se instalaron en un valle, a dos mil ochocientos metros sobre el nivel del mar, y a muchos kilómetros de distancia de cualquier otro valle habitado. Los descendientes de aquellos primeros pobladores son los Hounzas o Hunzas actuales.
El país es un reino independiente, con alrededor de los 20.000 habitantes. Queda aislado del resto de las tierras habitadas por montañas inaccesibles. Sus habitantes tienen la tez blanca y rasgos raciales distintos de los otros asiáticos. Nadie tiene coche en el diminuto país. No hay hoteles. No se conocen los periódicos, ni el tabaco, ni los impuestos, ni la policía, ni el dinero. Y lo que aún es más asombroso: no se conocen las enfermedades.
Los Hounzas viven normalmente bastante más de cien años y hasta muy viejos trabajan lo mismo que los jóvenes y cruzan, a pie, largas distancias. Y los hombres pueden ser padres hasta alrededor de los noventa años.
Viaje alrededor de la más misteriosa longevidad
La longevidad de los Hounzas es extraordinaria. Y lo más extraordinario es que casi todos los habitantes del valle son igualmente longevos.
Cuando un Hounza está enfermo, cosa muy rara, pues la única enfermedad que a veces sufren es una especie de gripe, le envuelven en una manta caliente y le tienden en el suelo, al aire libre y a la sombra. La fiebre no tarda en desaparecer y el enfermo recobra la salud.
Los viejos tienen la mirada tan clara como los adolescentes, y las mujeres pueden tener hijos y criarlos dándoles el pecho a una edad mucho más avanzada que las otras mujeres del mundo. Cuando se les pregunta cuál es el camino para algún determinado pueblo, dicen: "Está muy cerca" Y este "muy cerca" significa horas de marcha a través de abruptos desfiladeros.
Belleza fisica
Los mujeres Hounzas son muy bellas, y conservan la esbeltez hasta lo menos los cincuenta años, sin que haya existido jamás entre ellas el problema de mantener la línea. Las jovencitas realizan hazañas atléticas que dejarían atrás a las campeonas de occidente. Los hombres son hermosos, fuertes y bien musculados. Y ninguno de ellos, ni hombres ni mujeres, necesitan hacer nada más que vivir su vida corriente para mantenerse siempre en forma.
Desconocen las enfermedades
Todas las enfermedades clásicas son desconocidas en el valle de los Hounzas. No hay un solo canceroso, un solo tuberculoso, un solo diabético. Y las enfermedades del corazón, que tanto estrago causan en el mundo entero, no existen. Incluso se ignora lo que es un diente cariado.
Un médico escocés, un tal McCarrison, permaneció durante catorce años al norte de Cachemira, en un pueblo relativamente vecino de los Hounzas. Anunció a los Hounzas que acudiría si le llamaban. Y le llamaron sólo tres veces y las tres veces por fracturas óseas debidas a caídas. Nada más.
Los Hounzas parecen como protegidos por una misteriosa influencia de la naturaleza; o por hábitos de existencia que han sabido vencer todas las miserias fisiológicas del cuerpo humano.
¿Cuál es el secreto?
Pero, ¿cuál es el secreto que les permite no estar jamás enfermos?
Sólo se puede encontrar una explicación en su manera de vivir y, sobre todo, en su manera de alimentarse.
Son un pueblo de una sobriedad excepcional. La razón de esta sobriedad es la pobreza del país. Comen poco, porque no tienen comida para comer más. Y todas las primaveras, desde que terminan el fruto de una cosecha hasta que pueden recolectar otra vez, pasan un período de hambre. ¿Puede ser este poco comer la causa de su ininterrumpida salud?.
....
Los hounzas realmente existen (http://en.wikipedia.org/wiki/Burusho_people) y viven en el valle del mismo nombre en el norte de Pakistán. Hasta ahí parece que todo va bien. La zona que comprende a este valle es Gilgit–Baltistan (http://en.wikipedia.org/wiki/Gilgit_Baltistan), parte de las zonas de Cachemira en conflicto entre India y Pakistán.

El origen romántico de este pueblo, descendientes de los soldados de Alejandro Magno, no parece que sea muy cierto. Esta leyenda es habitual en zonas de Afganistán y norte de Pakistán, sin embargo los estudios genéticos muestran que no es cierta. De las tribus de la zona son los pashtún los que muestran un cierto componente genético griego (un 2%) mientras que los hounza o burusho no lo presentan.

Parece que los hounzas viven en un estado en el que no existen coches, hoteles, hospitales, policia, políticos, ni siquiera enfermedades... La verdad que donde viven, en una zona en permananente conflicto, mal comunicada y con importantes carencias no creo que sea envidiable. Es curiosa la obsesión romántica de retorno al pasado, el despojarse de lo "material" y la vuelta a las raices, a una vida sencilla y austera...

Respecto a las enfermedades parece que no es del todo cierto, vamos, que es mentira. Pero ¿Cual es el origen de tan extendido relato?... En el libro de 1990 "Antología de Maravillas, Curiosidades, Rarezas y Misterios" de Noel Clarasó aparece este relato que, con ligeras modificaciones, es casi idéntico al difundido vía web en castellano. Según el libro mencionado el relato es un "Resumen de un relato de R. B. publicado en una revista inglesa" sin que aparezca más mención al tal R. B. Este último sería Ralph Bircher, hijo de Maximilian Bircher-Benner Oska, médico suizo e inventor del conocido "muesli", al que podría considerarse como el equivalente europeo de John Harvey Kellog (sí, él de los cereales). Ralph Bircher publica en 1942 el libro "Los Hunza, el Pueblo que no Conoce la Enfermedad" (Hunsa. Das Volk, das keine Krankheit kennt) en homenaje a su padre, el cual consideraba a los Hunza una prueba palpable de sus teorías sobre la alimentación. Ninguno de ellos tuvieron contacto directo con tribu de los Hounza por lo que la inspiración debía ser anterior.
En 1938 el Dr. Guy T. Wrench publica el libro "The Wheel of Health: A Study of the Hunza People and the Keys to Health", tampoco parece que estuviera en contacto con ellos sino que se basa en en los trabajos y relatos de otros autores, entre ellos los de Robert McCarrison, al cual cita literalmente:
These people are unsurpassed by any indian race in perfection of physique; they are long lived, vigorous in youth and age, capable of great endurance and enjoy a remarkable freedom of disease in general
Sir Robert McCarrison (1878-1960) fue un médico norirlandés que estuvo destinado como oficial médico en la India, donde vivió y desarrollo su trabajo, llegando a ser el director de los Laboratorios de Investigación en Nutrición (Nutrition Research Laboratories NRL). En 1935, tras su su retirada del servicio activo, deja la India y se establece en Oxford. McCarrison llevó a cabo numerosos estudios sobre la nutrición y sentó las bases del estudio de como esta afectaba a la epidemilogía de la enfermedad, estudió y describió el efecto de una dieta sobre tejidos y organos. En 1902 comenzó a estudiar el problema del bocio siendo considerado como el inicio de los primeros estudios sistemáticos del mismo en el sur de Asia. Fue un pionero en varios campos de trabajo, especialmente en los relacionados con la nutrición y la salud e incidió en la importancia de coordinar la investigación en veterinaria, agricultura, nutrición y medicina en la India. Sir McCarrison parece es toda una autoridad, que mejor que recurrir a él para dar visos de realidad a la extrema longevidad de los hunzas (hasta 140 años según algunos). McCarrison fue un científico y, por suerte, es posible consultar su producción científica y constatar si dijo/escribió lo que dicen que escribió:
 My own experience provides an example of a race, unsurpassed in perfection of physique and in freedom from disease in general, whose sole food consists to this day of grains, vegetables, and fruits, with a certain amount of milk and butter, and goat's meat only on feast days. I refer to the people of the State of Hunza, situated in the extreme northernmost point of India. So limited is the land available for cultivation that they can keep little livestock other than goats, which browse on the hills, while the food-supply is so restricted that the people, as a rule, do not keep dogs. They have, in addition to grains wheat, barley, and maize—an abundant crop of apricots. These they dry in the sun and use very largely in their food. Amongst these people the span of life is extraordinarily long ; and such service as I was able to render them during some seven years spent in their midst was confined chiefly to the treatment of accidental lesions, the removal of senile cataract, plastic operations for granular eyelids, or the treatment of maladies wholly unconnected with food-supply.
Appendicitis, so common in Europe, was unknown. When the severe nature of the winter in that part of the Himalayas is considered, and the fact that their housing accommodation and conservancy arrangements are of the most primitive, it becomes obvious that the enforced restriction to the unsophisticated foodstuffs of nature is compatible with long life, continued vigour, and perfect physique.
Studies in deficiency disease (1921) 
Ni una mención a una extrema longevidad, de hecho ni siquiera vuelve a mencionar a la tribu de los portentos. Puede ser que los Hunza por alguna circunstancia, sin descartar la alimentación, tuvieran en general unas condiciones de vida más saludables. Incluso el aislamiento puede ser que les ayudara a este fin pero el resto es pura imaginación: enfermedades, embarazadas de 80 años y más, personas que habitualmente superan los 120 años... palabrería y adorno. De hecho lo dice claro: tenía que tratarles de enfermedades no relacionadas con problemas derivados de una mala alimentación.

Otro título que propaga la leyenda de los hunza es el libro de J.I. Rodale "The Healthy Hunzas" (1955). Rodale (1898-1971) fue un dramaturgo, autor y editor, fundador del imperio editorial Rodale Inc. y un firme defensor de la agricultura "ecológica" o sotenible. Fue el quien popularizó el término "orgánico" para referirse a los cultivos que no usan pesticidas. En 1950 funda la revista "Prevention", fuente de información para aquellas personas interesadas en las medicinas alternativas, adelantándose más de una década al "boom" de dichas disciplinas, en esta misma revista aparerían con cierta regularidad las historias de los Hunzas. Para un firme defensor de un estilo de alimentación los Hunzas suponían el ejemplo perfecto, la prueba de que la alimentación puede hacernos extremadamente longevos y sin apenas merma de nuestras capacidades. Es curioso que abogaba por un retorno a las raices y a la vida más "natural" pero a su vez propugnaba el consumo de una amplia variedad de suplementos nutricionales.

Es obvio e innegable que una alimentación correcta y equilibrada puede ayudarnos a sobrellevar el paso de los años. De ahí a llegar a pensar que por culpa de la ingesta de azucar la sociedad moderna tiene unas cotas de criminalidad altas mientras que los puros Hunza no necesitan policias, ni cárceles (seguramente tampoco colegios, pero eso es otro asunto) hay un camino muy largo.

En 1973 National Geographic ayuda a propagar la leyenda con el artículo "Every Day Is a Gift When You Are Over 100" de Alexander Leaf (National Geographic, Enero 1973, pp 92-119). En este artículo se describen los "tres bastiones de la longevidad": Vilcamba (Ecuador), el valle de los Hunza y Abkhazia (Georgia). Una de las fotos que acompaña el artículo muestra una supuesta mujer de más de ¡130 años!... Es muy revelador cuando describe como establecen las edades de los supuestos "superancianos" en el caso de los Hunzas:
In Hunza (population 40.000) the dating problem was paticularly difficult. Hunzukuts live in high valleys near the China and Afghanistan borders, so remote that their language, Burushaski, bears no relationship to any other lenguage on earth. There is no written form, so no records exist. In some instances, however, the Mir (ruler) of Hunza could, from personal knowledge of his state's history, verify ages.
In short, I was not able to confirm exact ages in Hunza...
Esto es, la edad es la que el sujeto le diga o bien la que diga el mandatario de turno, esta misma inconsistencia de base se da cuando trata las otras poblaciones, el caso es que llega a hablar de una anciano de ¡¡165 años!!. Parece que la metodología de recogida de datos no es muy objetiva. En el artículo se comenta lo interesante que sería comparar las poblaciones de los Hunza y los vecinos de Nagir. Este estudio no lo realiza pero si comenta como dato de interés que todos los Hunza le decían que eran más longevos que los de Nagir y, para corroborar aún más este hecho, el autor comenta:
Driving through Nagir after leaving Hunza, I encountered only two 80-year-old-men- and they and others repeated all that I had heard about the superior health and longevity of the Hunzukuts
Vamos, que de vuelta a casa se cruzó con dos ancianos que le dijeron que tenían 80 años, y como los "hunzukuts" le habían dicho que tenían 120, 130 y más años pues nada, así quedó la cosa. De hecho, al poco tiempo el autor reconoción la inconsistencia de los datos y reconoció que seguramente serían falsos, cuestión que se comprobó incluso por el mismo Leaf.

Este artículo podría considerarse el punto de partida de la "expansión" y difusión de la historia de los Hunza: una revista de prestigio, conocida, de gran difusión y una historia de lugares mágicos, donde las mujeres de 80 años pueden quedar embarazadas y dar a luz sin apenas cuidados médicos, donde la salud parece no menguar con el paso de los años y estos apenas dejan huella sobre sus habitantes.

El Dr. John Clark vivió entre los Hunza unos 20 meses y recogió su experiencia en el libro "Hunza - Lost Kingdom of the Himalayas". En el ofrece una visión no sesgada de este pueble, de hecho comienza con un comentario muy revelador;

I wish also to express my regrets to those travelers whose impressions have been contradicted by my experience. On my first trip through Hunza, I acquired almost all the misconceptions they did: The Healthy Hunzas, the Democratic Court, The Land Where There Are No Poor, and the rest—and only long-continued living in Hunza revealed the actual situations.

Respecto a la salud y las enfermedades hace una descripción de los diferentes casos que se encontró a lo largo de su estancia: malaria, disentería, lombrices, tracoma... de forma que en los dos primeros viajes llegó a tratar a 5684 pacientes... Al tratar el tema de la edad de los Hunza, y como hiciera después Alexander Leaf, describe como en ausencia de calendario la medida la basan en la sabiduria y una estimación personal, por lo que se llega facilmente a los 120 años "estimados".

Un origen cierto, la existencia de los Hunza y su falta relativa de problemas derivados de la dieta, aderezados con algo de fantasía y se tiene una historia que atrapa y se propaga, no hay problema en que contenga hechos que sean a todas luces imposibles. Todo vale con tal de demostrar (o tratar de demostrar) que el progreso es malo para el hombre, que los adelantos científicos y médicos son un espejismo y que si nos hubiésemos detenido en la Edad Media seriamos más felices y longevos.

martes, 16 de abril de 2013

Gráficas: cocinando resultados o cómo hacer que tus datos parezcan otros

Hoy vamos a aprender una cosa muy sencilla, bonita y "útil". Comenzamos con un ejemplo: nuestro jefe nos dice que tenemos que hacer una gráfica para  comparar los datos 49.07% y 50.66%, lo más importante es que note que son diferentes, que salte a la vista.

Manos a la obra. Al tratarse de porcentajes lo normal sería presentarlos en un gráfico con una escala del 0% al 100%, quedaría algo así:



 Si queremos resaltar la diferencia podríamos fijar el máximo de la escala en el 51% y quedaría así:

 

 Si aún no nos parece suficiente y queremos que esa pequeña diferencia parezca abismal podemos introducir un nuevo cambio, fijamos el mínimo de la escala en 49% y nos quedaría una hermosa (y tendenciosa) gráfica tal que así:



Pero esto aún puede mejorarse: quitemos la escala del eje y, así no habrá ningún tipo de indicación del origen y el máximo, no habrá forma de saber cómo de grande es la diferencia:

 

Esto mismo debieron hacer para llegar a una "gráfica"-imagen tan tendenciosa y mal hecha como esta:

 

Y no es el único ejemplo, en la prensa es muy habitual encontrar este tipo de gráficas "cocinadas" en las que las diferencias se magnifican o minimizan jugando con las escalas y la ausencia de las mismas en las gráficas publicadas