viernes, 13 de julio de 2012

La "fuga de cerebros"

Según nuestro ministro de Educación, Cultura y Deportes la "fuga" de cerebros no debe verse de forma negativa (noticias aquí y aquí), de forma literal:

Ni siquiera creo que haya que llamarlo así. El hecho de que haya jóvenes con capacidad y voluntad de movilidad, que dominen idiomas extranjeros, que tengan la voluntad de salir fuera, que quieran ensanchar sus horizontes profesionales, nunca puede considerarse un fenómeno negativo


Creo que aquí falla algo... en algunos casos quizás tengan "voluntad de movilidad" o "la voluntad de salir fuera..." pero lo malo es cuando, por las circunstancias, se ven "obligados" a buscar fuera de España. El "salir fuera" en sí no es una mala opción y, de hecho, es casi obligatorio si se quiere alcanzar la mejor de las formaciones. El problema es cuando esa salida es la solución a una falta de esperanzas, de oportunidades... El que se va en esas condiciones es difícil que vuelva y supone un coste para el país de origen: cuesta mucho dinero formar un ingeniero/médico/físico/químico o técnicos especializados y una vez formado de repente se va, el producto de su trabajo, su tributación y el beneficio que debería obtenerse se va con él al país de destino. Mal negocio estamos haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario